Día de Ada Lovelace, pionera de la programación

Y cuando decimos que Ada Lovelace fue pionera de la programación, es que lo fue con bastante adelanto. Para que nos entendamos, hablamos de la Inglaterra del S. XIX, mucho antes de que existieran los ordenadores que hoy conocemos.

Por ese motivo, el pasado 13 de octubre se celebró, como cada segundo martes de octubre, el Día de Ada Lovelace, en homenaje a todas las mujeres que destacan en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

Día de Ada Lovelace, pionera de la programación
Ada Lovelace, ella. Fuente: Wikimedia Commons

Ada Lovelace nació en 1815 como Augusta Ada Byron y era, en efecto, hija del mismísimo Lord Byron, poeta errático del romanticismo. Pero poco supo de él, porque a los cuatro meses de nacer Ada, éste se marchó a Grecia, de donde nunca regresó.

Su madre, para evitar que adquiriera la personalidad díscola del padre poeta, decidió inculcar en Ada el amor por todo lo contrario: la lógica, las matemáticas y la ciencia. Y vaya si lo consiguió.

Cuando su mentora Mary Sommerville le presentó a Charles Babbage, matemático, filósofo, ingeniero, científico, profesor y seguramente un-porrón-de-cosas-más de Cambridge, Ada Lovelace ya era una entusiasta de los números y el pensamiento analítico. Primero como discípula y después como asistente y amiga para toda la vida, la contribución de Lovelace al trabajo de Babbage sería la que le haría pasar a la historia.

El científico se encontraba diseñando la máquina analítica, un complicado artilugio mecánico para realizar cálculos y tabulaciones. Esta máquina contenía, en esencia, los elementos de lo que hoy conocemos como ordenador, motivo por el que Babbage es recordado como pionero de la computación.

Día de Ada Lovelace, pionera de la programación
Réplica de la máquina analítica de Charles Babbage en el Museo de la Ciencia de Londres. Fuente: Wikimedia Commons

Ada Lovelace se implicó totalmente en el proyecto y escribió una serie de notas sobre su funcionamiento y posibles usos. La máquina nunca llegó a fabricarse, pero da igual. Lo relevante es que entre las notas de Ada se encontraba un algoritmo, una sucesión de instrucciones, bucles incluidos, para calcular números de Bernoulli a través de tarjetas perforadas. Ni más ni menos que el primer programa informático de la historia.

El mérito es aún mayor si recordamos que hablamos del S. XIX en la Inglaterra victoriana, donde no estaba precisamente bien visto que las mujeres se inmiscuyeran en estos ámbitos ampliamente dominados por los hombres. La misma Lovelace firmaba con sus iniciales para evitar el rechazo, sin saber que años más tarde se convertiría en una referencia y modelo a seguir.

Día de Ada Lovelace, pionera de la programación
Diagrama del algoritmo de Ada Lovelace para calcular números de Bernoulli. Fuente: Wikimedia Commons

Mucho tiempo después, El Departamento de Defensa de Estados Unidos creó el lenguaje de programación Ada en su honor. Google ya le dedicó un Doodle. ¿Qué nos deja como legado? Poca cosa, sólo todos los avances tecnológicos de nuestro tiempo le deben algo. Sin ir más lejos, Pagatelia no existiría sin ella. Sirva este post como homenaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s